Últimas entradas de Alberto López (ver todo)

Tipos de empresas

Hace algún tiempo te conté el origen etimológico del sustantivo “empresa”. Si tomamos ese bonito significado, “una empresa es hacer que algo se haga realidad”. Suena fantástico, a cuentos infantiles o, incluso, romántico; pero es que es verdad.

Además, si piensas en la cantidad de tipos de empresas que existen en España… ¡parece que los sueños se multiplican! Y que ‘esta fe’ va a mover los mismísimos Pirineos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de empresas?

Te lo preguntas, ¿verdad? No me extraña. Porque son muchas y muy diversas, además. En el artículo de hoy te dejo las clasificaciones más comunes, en cuanto a tipos de empresas. 

Continúa la lectura e infórmate. De verdad, es una información que merece la pena saber:

Tipos de empresas según su tamaño

Encontramos 4 tipos de empresas en España, en función del número de trabajadores y trabajadoras:

Microempresas

Una microempresa es aquella que dispone de una plantilla menor a 10 trabajadores. Las microempresas son un tipo de negocio que normalmente administra una única persona. 

La facturación suele ser menor que la de empresas con más empleados y cuentan con mayores dificultades para acceder a la tecnología más puntera. Sin embargo, son una parte fundamental en el desarrollo económico del país. Y que, con potencial, pueden seguir creciendo y convertirse en pymes.

Pequeñas empresas

Comienza la clasificación de las famosas pymes. En este caso de las pequeñas empresas, que son las que abarcan entre 11 y 49 empleados

Al tratarse de una ratio mayor, ya se observa una organización y división del trabajo clara, cosa que en las micro está más presente la figura del hombre o mujer orquesta. 

La pequeña empresa es propensa a seguir creciendo, a pesar de que suelen tratarse de negocios familiares o emprendedores.

Medianas empresas

La otra cara de la PYME. En esta ocasión, ya nos referimos a empresas con un mínimo de 50 personas y un máximo de 250. No es moco de pavo. De ahí que el organigrama esté bien consolidado y que encontremos diferentes departamentos. 

Este tipo de empresa ofrece una gran cantidad de puestos de trabajo y junto a las pequeñas empresas son fundamentales en la economía.

Grandes empresas

Para concluir esta clasificación de empresas, tengo que mencionar a los gigantes. Sí, las grandes empresas, que tienen más de 250 personas trabajadoras a su cargo. Amazon, Zara, McDonald’s, Microsoft, Johnson & Johnson, Coca Cola, etcétera.

Este tipo de empresa se encuentra presente en diferentes países. Muchas veces, se desarrollan como multinacionales. Destacan por sus ingresos, muy elevados, frente al resto.

¿Qué tipos de empresas y organizaciones existen según el origen de su capital?

En este apartado, la clasificación va a ser muy breve y, además, voy a proporcionarte ejemplos de tipos de empresas españolas para que te quede todavía más claro: 

Empresas privadas

Son aquellas que nacen de un capital privado. Es decir, de personas o entidades particulares sin depender del Estado

Ejemplos de empresas privadas en España: Banco Santander, El Corte Inglés, Mercadona…

Empresas públicas

Por el contrario, las empresas públicas son aquellas que dependen exclusivamente de las arcas públicas. El Estado y las instituciones son los que ponen la pasta.

En este aspecto, quiero señalar que además de entidades como las universidades públicas o los hospitales públicos; se puede señalar a importantes empresas.

Ejemplos: Renfe, ADIF, la Agencia EFE, Red.es, Radio y Televisión Española (RTVE), etc.

Empresas mixtas o concertadas

Una empresa mixta o concertada es la que se mantiene con ayudas económicas del Estado, pero también de particulares. Colegios concertados, clínicas… entrarían en este conglomerado.

Pero también nombres tan conocidos como Iberia, Red Eléctrica de España o Enagás, entrarían dentro de este saco.

Tipos de empresas según su forma jurídica

A continuación, la gran variedad de empresas españolas, conforme a su forma jurídica:

Persona Autónoma

Un autónomo o autónoma responde a toda persona física que lleva adelante una actividad con ánimo de lucro, de una forma directa, personal y periódica. Es decir, un trabajador o trabajadora por cuenta propia.

El primer paso de toda persona emprendedora.

Emprendedor de Responsabilidad Limitada

Este es otro tipo de autónomo que, en caso de deuda, puede mantener a salvo su patrimonio personal.

Su responsabilidad está limitada (a diferencia del primer grupo) y, por ello, no está obligado a ‘dar su casa al banco’ –si esta no cuesta más de 300.000 euros- en caso de fracaso.

Comunidad de Bienes

Este es el tipo de empresa ideal para asociar a 2 o varias personas autónomas, cuya actividad empresarial es similar. Se constituye de una forma rápida, además.

Sociedad Civil

Una Sociedad Civil es una agrupación de personas autónomas o profesionales de un mismo sector laboral. Un grupo de personas que comparten el capital y reparten beneficios.

Sociedad Colectiva

Se trata de un tipo de empresa muy igualitaria. Los socios y socias se comprometen a una serie de derechos y deberes y se unen bajo un mismo nombre y razón social.

Sociedad Comanditaria Simple

Es similar a la Sociedad Colectiva, solo que aquí los socios y socias sí que cuentan con deberes distintos, así como aportaciones. 

Además, hay 2 tipos de socios:

  • Socios colectivos: Proporcionan capital, trabajo y son los que responden ante las deudas.
  • Socios comanditarios: Invierten capital y su responsabilidad es limitada a la aportación que dan.

Sociedad de Responsabilidad Limitada

Este tipo de empresa es de las favoritas para los pequeños empresarios. ¿Por qué? Porque el capital está dividido en diferentes participaciones de los socios, que son indivisibles y acumulables.

Además, los socios no tienen que responder con su patrimonio. Por eso, es muy interesante.

Sociedad Limitada de Formación Sucesiva

Es muy similar a la anterior, pero en este tipo sí que hay una serie de obligaciones, en lo que respecta a la protección de terceros: como puede ser el pago a los socios.

Sociedad Limitada de Nueva Empresa

Es un tipo de empresa que busca la creación rápida de pequeños y medianos negocios. Es tan ágil el proceso que, de hecho, se lleva adelante de forma telemática.

Sociedad Anónima

En este caso, el capital es dividido en acciones, que pueden ser transferidas de una forma libre por los socios.

Además, en este caso, tampoco los socios tienen que responder de una forma personal ante las deudas.

Sociedad Comanditaria por Acciones

Como su propio nombre indica, el capital se encuentra dividido en acciones. Es muy parecida a la S.A, pero aquí un socio (por lo menos) se ocupa de la administración de la sociedad y es la persona que responde ante posibles deudas.

Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral

En este caso, son los trabajadores y las trabajadoras quienes tienen la mayoría de las acciones de la entidad. Para ello, es necesario contar con un capital mínimo de 3.000 euros.

Sociedad Anónima Laboral

Es muy parecida a la anterior, pero estos tipos de empresas cuentan con un capital mínimo de 60.000 euros. Por ello, son entidades que nacen con el objetivo de crecer de forma considerable.

Sociedad Cooperativa

Es el tipo de empresa más democrático que existe. Distintas personas, libremente y con baja voluntaria, se unen para realizar una actividad empresarial. En España son muy comunes, sobre todo, en el sector primario.

Sociedad Cooperativa de Trabajo Asociado

Se forman con profesionales de un mismo sector, con el objetivo de ofrecer un puesto de trabajo a los socios

Sociedad Profesional

Es el tipo de entidad que lleva adelante una actividad profesional. En otras palabras: aquellas profesiones que necesitan de una titulación concreta y que, además, deben estar inscritas en un colegio profesional.

Así que si eres veterinario, farmacéutico, odontólogo o podólogo; posiblemente, montes tu negocio de esta forma.

Sociedad Agraria de Transformación

Estas entidades son sociedades civiles, pero que buscan un lucro económico y social. Se suelen dar en el mundo rural para promocionar el desarrollo agrario.

Sociedad de Garantía Recíproca

Una SGR es un tipo de entidad bancaria que ofrece crédito a las pymes. Todo ello, lo realiza a través de avales de entidades financieras, cooperativas de crédito o administraciones públicas.

Entidades de Capital-Riesgo

En este tipo de empresas lo que se busca es maximizar su valor, para que el socio capitalista se retire y obtenga su beneficio.

Por eso, se realiza una estrategia de inversión muy bien definida, que facilite su financiación.

Agrupación de Interés Económico

Estos tipos de empresas buscan mejorar la actividad y los procesos de la empresa, ayudando a los socios.

Tipos de empresas según su actividad

Esta también es una de las clasificaciones más sencillas que hay:

Empresas del sector primario

Aquellas empresas que se dedican a la extracción de materias primas. Una mina, una granja o una maderera entrarían en este grupo.

Empresas del sector secundario

En efecto, aquellas empresas que convierten las materias primas en bienes de consumo o bienes de capital. Una industria farmacéutica, una panadería o una fábrica de coches son ejemplos de las mismas.

Empresas del sector terciario

Este tipo de empresas del tercer sector o sector servicios son aquellas que se dedican a satisfacer las necesidades de las personas, pero de una forma intangible. ¿Ejemplos de estos tipos de empresas? Un servicio de limpieza, un periódico o una empresa de transportes.

Tipos de empresas y sus características, de acuerdo con la organización

Continúo con la clasificación. Sí, sé que hay muchas. Pero es necesario conocerlas:

Empresa vertical o jerárquica

Es el tipo de empresa más frecuente. De menos a más. Las altas esferas (o la parte superior de la estructura) son los directivos y los que toman las decisiones finales. 

Empresa horizontal

Aquí la cadena de mando es muy breve. El líder se encuentra en contacto directo con los trabajadores, por lo que apenas hay cargos medios.

Empresa funcional 

Se organizan, conforme a la formación profesional de los integrantes. No hay jerarquía y se diferencian en función de su ámbito laboral. 

De este modo, en ocasiones presentan problemas de comunicación interna.

Empresa mixta

Son empresas flexibles, que mezclan diferentes tipos de estructuras organizacionales. De esta forma, la jerarquía y las funciones no quedan muy definidas.

Empresa descentralizada

Son aquellas empresas divididas en departamentos, los cuales cuentan con un representante.

Empresa piramidal

Muy similar a las primeras empresas. En este tipo de estructura, los empleados ganan -además de su salario-, beneficios que generan personas que se encuentran por debajo de ellos.

Empresa monofuncional

No existen jerarquías, puesto que estas empresas están formadas por una o varias personas (todas ellas, las fundadoras). Una organización muy típica en empresas familiares, personales o aquellas que son muy pocos socios.

Tipos de empresas y organizaciones, en función del territorio

¿Cómo se clasifican los tipos de empresas, dependiendo de dónde se sitúan?

Empresa local

Aquella entidad que solo trabaja en una misma localidad: un pueblo o una ciudad. Por ejemplo, una tienda de barrio de las de toda la vida.

Empresa regional

En este caso, el ámbito de actuación se fija en una región o, en España, en una comunidad autónoma.

Empresa nacional

Como ya te imaginarás, es el tipo de empresa que se encuentra en un único país; pero en diferentes lugares.

Empresa multinacional

Las empresas a las que no les importa traspasar fronteras. Expandir su negocio en diferentes países y, por tanto, generar diferentes sedes.

Clasificación de tipos de empresas según el tipo de venta

Y, ahora sí, la última lista de tipos de empresas según el tipo de venta:

B2B o Business-to-Business

De empresa a empresa. Aquellas empresas que son proveedoras de otras empresas, así como personas autónomas.

B2C (Business-to-Consumer)

Efectivamente, empresas que venden sus productos o servicios a los consumidores finales

B2A (Business-to-Administration)

Los tipos de empresas, cuyo cliente es la propia Administración Pública

B2I o Business-to-Investors

Empresas que se dedican a vender proyectos a futuros inversores

Business-to-Employee (B2E)

Sí, es cuando una empresa ofrece una serie de productos o servicios rebajados a los propios empleados. En las tiendas de ropa o en los comercios de alimentación se suelen dar estos descuentos.

C2C o Consumer-to-Consumer

Este es el caso que se observa en plataformas como Vinted, Wallapop o Blablacar en la que particulares ofrecen productos o servicios a otros particulares. Y ellos son, además, quienes establecen los precios.

C2B, Consumer-to-Business

Son quizás el modelo más novedoso. Cuando un consumidor crea valor a una empresa. Sí, los influencers entrarían en este apartado. Estas personas recomiendan un producto o servicio y la empresa les paga por ello.

A2B o Administration-to-Business

Cuando la Administración Pública, véase un Ayuntamiento, realiza transacciones con las empresas privadas. Por ejemplo, una licencia o el pago de una tasa.

Administration-to-Consumer (A2C)

Esos trámites económicos que relacionan a la Administración Pública y a un usuario final. ¿Un ejemplo? Que un particular solicite un vado para su casa.