Últimas entradas de Alberto López (ver todo)

Organigramas de empresas: qué son y para qué sirven

Un organigrama empresarial es el esquema de una organización, en el que se muestran los grupos de trabajadores, los departamentos, las relaciones laborales, así como las funciones y la jerarquía (o no) de una plantilla.

Los organigramas de empresas son representaciones visuales, en las que observamos la cadena de mando de una corporación.

Para que te quede ya cristalino: es el gráfico que muestra la estructura interna de una empresa. Por eso, es una herramienta que se utiliza mucho desde Recursos Humanos.

En este artículo, voy a ahondar en los diferentes tipos de organigramas de empresas y te voy a contar el modelo que yo utilizo en la mía.  

Ventajas de hacer un organigrama

¿Por qué realizar organigramas de empresas? ¿En qué beneficia a la organización?

Así, de manera muy resumida, te cuento los diferentes beneficios de un organigrama empresarial:

  • Favorece la comunicación interna.
  • Motiva la toma de decisiones.
  • Da una visión global de la organización.
  • Es una herramienta clara e intuitiva.
  • Facilita la división del trabajo.

En resumen, es una herramienta de comunicación que nos ayuda a situarnos dentro de una entidad. Sobre todo, en las grandes corporaciones es realmente útil.

8 Tipos de organigramas de empresas

Existe una amplia variedad de modelos de organigramas de empresas que, a su vez, van a desencadenar diferentes modelos de liderazgo

Estos son los principales tipos de organigramas de empresas:

  1. Organigrama vertical o lineal

En la actualidad, el organigrama vertical suele ser el modelo más empleado por las organizaciones. Este tipo de organigrama se caracteriza por ser jerárquico: el CEO es quien más poder tiene en la empresa y el que, por tanto, se encuentra en la cúspide de la pirámide.

Este poder va de arriba abajo. Cuanto más arriba te sitúes, más responsabilidad vas a tener. 

Una estructura clásica, pero sencilla de distribuir tanto en grandes como en pequeñas empresas. No obstante, es muy rígida y destaca también por la autoridad y la subordinación. 

También hay que tener en cuenta que, en estos tipos de organigramas de empresas, los trabajadores se sienten limitados en sus funciones y esto atenta contra el desarrollo del talento.

  1. Organigrama funcional o estructural

Por su parte, un organigrama estructural o funcional es muy similar a la anterior clasificación. También es un sistema jerárquico, en el que cuanto más arriba estés, más mando tendrás dentro de la organización.

El organigrama se construye, a través de las funciones de los profesionales. En efecto, es un tipo de estructura en el que se aprecian diferentes departamentos, que están ordenados en función de las capacidades de las personas que los componen. 

De esta forma, se evitan conflictos productivos, pero es cierto que se establecen barreras interdepartamentales.

  1. Organigrama horizontal

Los organigramas horizontales de las empresas son diferentes a los anteriores. La jerarquía no se aprecia de forma vertical, sino que va de izquierda a derecha (en la izquierda es donde se encuentra el CEO).

Este tipo de estructura fomenta la comunicación interna en una organización. Esto impulsa también la eliminación de jerarquías y el compartir ideas.

Uno de los tipos de organigramas mejores, a la hora de tomar decisiones.

  1. Organigrama matricial

Tal y como indica el nombre, este tipo de organización es aquella que combina 2 tipos de estructuras: verticales y horizontales. Se crea una matriz, segmentada por 2 parámetros diferentes.

Por un lado, el organigrama queda dividido en función de los puestos de trabajo en la organización, teniendo en cuenta las acciones a realizar (comunicación, finanzas, logística…); además de las responsabilidades de cada integrante. Si visualizamos la matriz, toda esta información se indica en las columnas.

En cambio, las filas o líneas horizontales responderían a una serie de divisiones de la empresa. Un claro ejemplo son las divisiones geográficas.

Cabe destacar que en esta clasificación de organigrama se aprecia una continua relación entre los diferentes roles de la organización, así como líneas independientes con las mismas responsabilidades.

  1. Organigrama jerárquico

También es un tipo de organigrama vertical, lo que pasa que aquí los cargos no van en línea recta. Los organigramas jerárquicos se caracterizan por ser una especie de árbol con diferentes ramificaciones.

Una especie de escalera de poder: abajo del todo encontrarás a los becarios y arriba, al CEO.

  1. Organigrama circular

Si has jugado alguna vez a los dardos vas a comprender a la perfección este sistema, en el que se eliminan las líneas, tanto verticales como horizontales.

El eje de la estructura es una persona o un departamento con mayor importancia y este se sitúa en el centro del círculo. Del mismo modo que en una diana, cuanto más te acerques al centro, mejor puntuación vas a conseguir. En este caso, la puntuación hay que tomarla como poder o responsabilidad.

Es un sistema que integra muy bien las diferentes áreas de una empresa y que busca eliminar las barreras jerárquicas.

  1. Organigrama mixto

De nuevo, otra fusión entre lo horizontal y lo vertical. Y también otro tipo de organigrama que busca eliminar los posibles muros jerárquicos.

Lo vertical está marcado por las diferentes áreas de la empresa, mientras que lo horizontal corresponde a los distintos departamentos. Se trata de uno de los ejemplos de tipos de organigramas, clave para las grandes compañías.

  1. Organigrama de empresa pequeña o microempresa

Finalmente, este tipo de organigrama no siempre se reconoce como tal. Pero creo que merece la pena resaltarlo.

En las microempresas, como te expliqué en este post sobre tipos de empresas, son aquellas corporaciones que cuentan con hasta 10 trabajadores. En efecto, modelos organizativos muy, pero que muy, pequeños.

Se trata de pequeños organigramas microadministrativos en los que, en más de alguna ocasión, una misma persona ejerce diferentes roles.

Este es el modelo de organigrama que llevamos adelante en la agencia

Una vez explicados estos tipos de organigramas de empresas, te voy a contar lo que a mí me funciona. 

El tipo de organización con la que trabajamos en la agencia y que deja a un lado esos modelos clásicos de jerarquía y burocracia, es un organigrama mixto. Autonomía y alineación son los pilares básicos, en los que se sostiene esta cultura empresarial. Nuestra organización es ágil y autoorganizada.

En Wanatop vas a encontrar diferentes equipos autosuficientes, que son como pequeñas empresas dentro de una misma empresa. 

Por eso digo que la autonomía y la alineación son fundamentales: por un lado, hay libertad y, por el otro, hay una equidad entre los equipos. De hecho, cuanto más alineados estén, más independencia habrá.

Además de los equipos, figuras como los HUBs o los Growth Managers fomentan la conexión y la comunicación interna y externa. A estas personas, se les suman los pequeños departamentos transversales (IT, administración, desarrollo de negocio y contenidos), que llevan a cabo sus servicios a todos los equipos.

En cuanto al management, este se va a encontrar diluido entre diferentes personas o roles. Estos roles se van a coordinar internamente para llevar adelante acciones de una manera ágil y eficaz.

Recuerda: los roles se definen a nivel horizontal. Y van a contar con el apoyo de herramientas y de un conocimiento compartido para que todo fluya.

Equipo

En este caso, cada equipo equivale a una pequeña agencia de marketing. Por ello, es imprescindible que exista sinergia entre los diferentes integrantes. Una mala actitud o acciones independientes no tienen cabida, ya que van a afectar al resto.

Todos los miembros cuentan con una serie de tareas y responsabilidades en común. El equipo aprende a decidir, comunicarse, regularse, organizarse, amigarse o mejorar en conjunto.

Máster de equipo

Es el primer responsable por defecto de las decisiones del conjunto. Es el líder del equipo, la persona que se encarga de promover y organizar las reuniones internas.

Ayuda a gestionar el backlog de los proyectos permitiendo que avancen y es el facilitador principal de las mecánicas que permiten la toma de decisiones y el consenso del grupo. 

Growth Manager

La figura del Growth es el nexo de unión entre la empresa y el cliente. Además, humaniza esta relación. Este profesional se ocupa de maximizar los resultados de la estrategia del equipo.

Es también quien se ocupa de organizar las reuniones entre el equipo y el cliente y facilita la evolución del proyecto desde el punto de vista de negocio.

Técnicos

Tienen la voz operativa del trabajo diario y su opinión técnica es la más válida. Colaboran en la visión estratégica del cliente, aportando valor independientemente de la tarea que realicen. 

A nivel de management, podrán implicarse lo que decidan mientras no interfiera en su rol principal. Comprenden el resto de roles de la empresa y su relación con ellos. 

Máster de HUB

Es el facilitador principal de las rutinas, así como del conocimiento técnico por HUBs de intereses comunes. 

Es decir, que en la agencia puedes encontrar desde un HUB SEO, hasta un HUB Social; pasando por un HUB SEM. Sin jerarquía, pero dando soporte y acompañamiento a sus homónimos de la compañía.

Los HUBs sirven para acercar a personas que realizan las mismas tareas, pero en diferentes equipos.

Como técnico de referencia en su servicio ayudará todo lo que tenga que ver con ello: presupuestos, novedades, contrataciones, etc.

En otras palabras, a partir de estos roles, en Wanatop tomamos todos los beneficios de un proyecto ágil y TEAL para nuestra particular red social. 

Metodologías ágiles

¿A qué me refiero cuando hablo de una “organización ágil”? No me voy a explayar mucho, porque además ya te lo expliqué bien en su día. Pero, si eres nuevo o nueva, en este blog; por lo menos, que tengas unas nociones básicas:

Para empezar, las metodologías ágiles como Scrum suelen estar enfocadas a proyectos tecnológicos. No obstante, como todo en la vida, hay que saber coger lo que más te interesa y adaptarlo a tu realidad.

En este tipo de metodologías destaca el trabajo en equipo, la continua comunicación, la autonomía organizativa, la motivación entre los diferentes miembros… en efecto, prácticas que te he comentado antes.

Filosofía TEAL

Para que me entiendas, una organización TEAL es un tipo de empresa que ha evolucionado. Que ha decidido dar carpetazo a esa estructura clasista, donde el jefe es el mandamás y el resto sus subordinados. Cuenta con su propia forma de trabajo y las personas son protagonistas.

En este caso, el trabajo en equipo y el talento humano brillan por su presencia. Todos los integrantes del equipo colaboran y aportan sus ideas, lo que favorece una toma de decisiones colectiva. O, por lo menos, donde todas las voces tienen voz.

Además, así como última pincelada, en la cultura TEAL no se aspira al éxito o al reconocimiento.